Prensa > Base de datos

La nueva generación de inmigrantes llega en condiciones más precarias por la crisis

Autor:

Iraitz Astarloa Mikel Saiz

Antetítulo:

Xabier Aierdi. Experto en inmigración y exdirector de ikuspegi

Subtitulo:

Desde su experiencia en el fenómeno migratorio, Aierdi percibe una precarización de la situación de este colectivo a quienes la crisis afecta de forma directa

Fecha de publicación:

14/08/2014

Contenido:

donostia "El último informe del Observatorio Vasco de Inmigración, Ikuspegi, revela que la población inmigrante ha descendido por primera vez en Euskadi desde 1998. ¿Qué lectura hace de esta realidad?

"Esto demuestra que en el fondo el fenómeno de la inmigración es muy rotativo. Percibe que la situación está difícil, entonces deja de llegar y, probablemente, muchos de los que llegaron en su momento, viendo que la crisis se prolonga, buscan otros lugares o vuelven a su lugar de origen. En el fenómeno migratorio hay una racionalidad mucho más grande de la que el sentido común nos dicta.

¿Está el colectivo inmigrante más precarizado?

"Sí. Por ejemplo, la población nicaragüense está trabajando con unos sueldos absolutamente lamentables de internas. La crisis sirve para que deje de entrar gente, para que se vaya gente que estaba ya aquí, y para reclamar una nueva generación en sustitución de la que esté, pero que llegue en unas condiciones más precarias.

¿Ha cambiado el perfil?

"Latinoamérica está ahora muy lejos y algunos pueblos de Centroamérica sustituyen a esa población. Y de pronto, África vuelve a estar muy cerca. Aquí va a haber mujeres latinoamericanas para el cuidado de familias mientras haya una clase media autóctona que precise de esas personas pero a su vez pueda mantenerlas.

¿Qué le parecen las imágenes que estamos viendo estos días de la llegada masiva de inmigrantes a la costa gaditana?

"Lo que puede ser muy llamativo desde el punto de vista de la imagen, desde el punto de vista de las cifras, es una inmigración absolutamente marginal en el volumen total de las migraciones existentes. Aunque desde el punto de vista humano la tragedia es inmensa. Con todas estas imágenes, la percepción de llegada masiva se exagera y aumenta la preocupación. Lo veremos probablemente en el barómetro del CIS de septiembre.

¿Ha evolucionado la visión que tenemos los vascos del colectivo inmigrante?

"Soy una persona bastante tranquila en ese sentido. Por un lado están los discursos, pero rara vez pasamos de los pareceres a los comportamientos si no hay alguien que azuce el ambiente. Entre discursos y opiniones y comportamientos hay un trecho muy muy grande.

¿Qué le parecen las declaraciones del alcalde de Vitoria, Javier Maroto, hablando de fraude en el cobro de las ayudas?

"Maroto ha sido tramposo y ha empezado con la campaña antes de tiempo. Ha marcado un colectivo diana, que es la población marroquí, y salva a los latinoamericanos. Lo que Maroto no dice es que sabe que la población magrebí no puede votar y la latinoamericana sí puede hacerlo en un número bastante importante. Es una estrategia perfectamente calculada y los demás le han entrado al trapo.

¿Qué debemos exigirle a la clase política?

"Que nunca debe remover las aguas. Que piense si esto mismo lo haría en temas de violencia de género o de terrorismo de ETA.

¿Qué consecuencias pueden tener este tipo de declaraciones en la actitud de la gente?

"Hay que tener mucho cuidado porque puedes legitimar unos malos comportamientos. Ya por de pronto nos hemos asustado porque en Getxo se les ha dado una paliza a tres magrebís, pero también a cuatro ingenieros franceses.

Medio:

Diario Noticias de Gipuzkoa

Enlace:

http://